Marzo Defensas vulnerables

Remedios Bienestar Marzo 2018

Remedios Bienestar Marzo 2018

El concepto que tenemos de nosotros mismos a veces se ve tirado por tierra en determinadas situaciones o mejor dicho con determinadas personas. Son ellas las que nos descubren que siempre hay algo que mejorar, algo que aprender y es esto lo que debemos pensar. No echarle la culpa a nadie, solo analizar por qué esa persona en concreto es capaz de afectarnos de esa manera por muy alta autoestima que se tenga. La grieta que ha provocado en nuestras defensas no hay que parchearla, porque volverá a abrir, con esa misma persona o con otra, hasta que aprendamos a defendernos. Yo miraría por qué se ha abierto esa grieta, por qué ha podido atacarnos de esa manera y corregirlo. Seguramente nos pilló en un momento de nuestras vidas en las que la valoración de nosotros mismos no estaba en lo más alto, o en ese momento en el que se nos olvida lo importante que es priorizar sobre todo cuando la vorágine del ritmo de vida no nos deja pensar. Sea cual fuere la razón, el caso es, que ha pasado y el primer paso para solucionarlo es ser conscientes de que no somos vulnerables, que se nos puede hacer daño por el flanco que creíamos infranqueable. Solo nosotros mismos podemos decidir qué hacer con ese daño. Podemos parchearlo como decíamos, e ir prolongando la situación, podemos parar, respirar  meditar (os acordáis de Noviembre) qué ha pasado y para qué ha pasado, o dejar que nos sigan atacando hasta sucumbir. Que ni decir tiene, que la mejor opción es la segunda, investigar en nuestro interior, encontrar la fuerza perdida, volver a nuestra escala de valores y actuar. La respuesta no tiene que ser puntual si el daño ha sido por goteo, sino que debe ser pequeñas decisiones que cambien nuestro día a día. Un pequeño ejercicio es mirarse al espejo y recordar quién eres y como actuarías en esa situación antes de que las defensas bajasen, otro paso es imaginar que tienes a esa persona en frente y que no te afecta, son ensayos imaginados que nos ayudan. Si poco a poco recuperas fuerzas os aseguro que la rabia hacia esa persona se tornará en pena porque tú estás aprendiendo algo más sobre ti y el otro no. En eso consiste vivir, en ir avanzando y superar obstáculos incluso aquellos con los que nunca te hubieras imaginado encontrarte. Proponerse cambiar cuando se está en un círculo vicioso es el primer paso para salir de él, el segundo es hacer efectivos esos cambios día a día, buscar apoyos y recordad siempre que tu bienestar y el de los tuyos es el estado ideal y que igual que nos alejamos de él, podemos volver más reforzados al haber aprendido algo más de nosotros mismos. Ánimo ¡

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 comentarios

  1. Grande. Muy grande. Te quiero mucho….mucho mucho

  2. Tienes razón, siempre que leo uno de tus artículos, pienso tiene razón. Vamos tan deprisa que no nos da tiempo a pensar. Gracias por hacernos reflexionar.

  3. Conchi

    Olé olé y olé.
    Leído así es verdad que te hace reflexionar, luego ponerlo en práctica ya lo veo más complicado, pero está claro que nada es imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: